Teléfono de atención +44 (0) 131 476 1611
escocia y las auroras boreales

Escocia y las auroras boreales

Los atractivos turísticos de Escocia son inacabables. Su historia, sus castillos, sus paisajes, sus ciudades son solo algunos de los motivos por los que en alguna ocasión deberíamos visitar este impresionante país. Pero además del interés que puedan despertar en el viajero todos estos factores materiales, también existen otros que nada tienen que ver con el arte o los edificios históricos, se trata de acontecimientos naturales muy poco frecuentes en el planeta y que pueden disfrutarse en territorio escocés si se tiene la suerte de visitarlo durante los meses de invierno.
Escocia se encuentra entre los seis mejores lugares del mundo para poder observar fenómenos tan fascinantes como son las auroras boreales. La aurora boreal es un fenómeno atmosférico que consiste en la aparición de manchas y columnas luminosas de varias tonalidades producido por la radiación solar, un auténtico espectáculo natural de luz y color del que solamente puede disfrutarse en regiones polares. Como es lógico las mejores estaciones para poder ser testigo de este acontecimiento son el otoño y el invierno, para ello es indispensable que las noches sean frías, que los cielos estén despejados, que apenas exista contaminación lumínica y que la actividad solar sea baja.

Explicación científica

escocia y las auroras boreales
Antes que nada decir que este fenómeno toma su nombre de la diosa romana del amanecer, Aurora, y de la denominación que tenía para los griegos el viento del norte, Boreas. Este colosal espectáculo se produce cuando partículas cargadas impactan con los campos magnéticos situados sobre la atmósfera terrestre. De este modo, y a pesar de que el sol se encuentra a millones de kilómetros de distancia, el cielo se ilumina como si estuviera amaneciendo.
Ninguna aurora boreal es igual que la anterior. Todas y cada una de las que se pueden contemplar albergan diferencias entre ellas. Sus colores pueden variar en función de diversos factores, pero principalmente dependen del tipo de partículas de gas que chocan con nuestra atmósfera. Con un cielo oscuro iluminado por tonalidades que crean un impacto visual sobrecogedor, los espectadores que tienen la suerte de deleitarse con este fascinante espectáculo aseguran quedar boquiabiertos.

Los mejores lugares donde disfrutar de la aurora boreal

Calton Hill (Edimburgo)
Escocia y las auroras boreales
Sí señor, como lo leen, Escocia en un país tan propicio para presenciar este fenómeno que incluso en la capital se puede tener la ocasión. Si el efecto magnético es lo suficientemente intenso no es necesario estar en el campo para que la aurora boreal haga acto de presencia. Si se tiene esa suerte la colina de Calton Hill puede resultar un excelente mirador desde el cual deleitarse con unos efectos visuales magníficos.
Isla de Skye
En la península de Trotternish existen diversos puntos desde los que poder admirar este fenómeno. Una especie de cabañas llamadas wigwams sirven como observatorio de estrellas para aquellos que deseen pasar la noche bajo un cielo iluminado. En este caso también se utilizan para poder disfrutar de la aurora boreal cuando esta decide aparecer, algo que suele ser bastante habitual por estos parajes.
North Berwick
En este pequeño pueblo costero situado a 40 kilómetros de Edimburgo encontramos unas fantásticas condiciones para disfrutar de las auroras boreales. Al anochecer, el cielo suele plagarse de tonalidades luminiscentes, un factor que facilita la aparición de este fenómeno. El punto más alto de la población es Berwick Law, un buen lugar para tomar fotografías del cielo iluminado y para disfrutar de las vistas panorámicas del lugar.
Faro de Barns Ness
Que mejor manera de disfrutar de la aurora boreal que desde un faro. En la localidad de Dunbar, con cerca de 6.000 habitantes y situada a unos 30 kilómetros de Edimburgo, encontramos el Faro de Barns Ness, un edificio que data de 1901 desde el cual se obtienen unas magníficas vistas. Si las nubes lo permiten puede disfrutarse de un gran cielo estrellado y, si la suerte acompaña, también de unas majestuosas auroras boreales.
Así pues acabamos de descubrir un nuevo motivo por el cual viajar a tierras escocesas. A sus castillos, paisajes, ciudades y gentes debemos añadir un fenómeno natural digno de presenciar, un espectáculo lumínico del que no se puede disfrutar en todas partes, la magia de Escocia y sus auroras boreales.

Deja una respuesta

Nota: Los comentarios de la web reflejan los puntos de vista de sus autores y no necesariamente el punto de vista de Explora Escocia. Para hacer una mejor comunidad, no se admiten descalificaciones y expresiones vulgares. Nos reservamos el derecho a eliminar comentarios que incumplan estas condiciones.

La dirección de email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con asterisco *