Robert The Bruce, la historia del rey escocés llega a la gran pantalla

robert the bruce

(Crédito imagen: www.ancientpages.com)

La historia de los diferentes héroes escoceses ha sido llevada al cine en más de una ocasión. Corría el año 1.995 cuando fueron estrenadas dos películas que pasaron a la historia por contar las hazañas de dos de las personalidades más reconocidas del país. “Braveheart”, protagonizada por Mel Gibson, y “Rob Roy“, protagonizada por el Liam Nesson, mostraron al mundo la lucha del pueblo escocés para oponer resistencia a unas tropas inglesas superiores en cuanto a número y armamento.

Tras varios años en que la historia de Escocia no fue protagonista de películas relevantes llegó a nuestros hogares “Outlander”, una galardonada serie que nos situó en un época tan convulsa para el país como los levantamientos jacobitas. Una temática que tiene continuidad en la actualidad con el estreno de “El Rey Proscrito”, un largometraje en este caso centrado en la figura del Rey Robert the Bruce y que puede disfrutarse en Netflix. Repasamos algunos de los aspectos de la vida del monarca escocés.

Un camino hasta la corona bañado de sangre

Envidias, traiciones y conflictos de poder. El camino hasta la corona de Robert the Bruce estuvo plagado de enfrentamiento directos e indirectos con rivales y también con teóricos aliados. La mejor prueba de ello es el baño de sangre que supuso su ascensión al reinado de Escocia. Sin ir más lejos Robert the Bruce llegó a asesinar con sus propias manos a John Comyn, al que veía como mayor rival a la hora de ocupar el trono del país. Acabó con su vida en el interior de una iglesia, fraccionando en dos el país diferenciando partidarios y detractores de su persona.

Pero el futuro rey también tuvo que ver derramada la sangre de los suyos. Después de erigirse como uno de los combatientes más peligrosos que luchaban por la independencia de su país las tropas inglesas pusieron precio a su cabeza y a la de sus más allegados. Robert the Bruce tuvo que ver como su mujer y su hija eran capturada y como tres de sus hermanos eran ejecutados sin piedad por el enemigo. Ante tales acontecimientos el futuro rey se vio obligado a exiliarse para evitar que acabaran también con su vida.

(Crédito imagen: BBC)

Hazañas militares y última voluntad

Mientras duró el conflicto con Inglaterra Robert the Bruce demostró sus grandes dotes para la estrategia militar. Sabedor de que sus tropas eran inferiores aprovechaba a la perfección todo tipo de elementos para nivelar la contienda. En las batallas de London Hill y Bannockburn logró superar al enemigo cavando trincheras ocultas y empujando a la caballería enemiga a terrenos donde el fango era omnipresente, desgastando a los caballos y obligando a los ingleses a que lucharan cuerpo a cuerpo. En ambas batallas las tropas de Robert the Bruce lograron derrotar a un ejército con el doble de soldados.

En el año 1329, poco antes de morir, Robert the Bruce dejó constancia de su último deseo en vida; quería que su corazón fuera enterrado en tierra santa, concretamente en el Santo Sepulcro de Jerusalén. La responsabilidad de cumplir con la última voluntad del monarca recayó sobre sir Douglas James, uno de los caballeros que lo acompañaron en gran parte de las batallas. El elegido para portar el corazón de Robert the Bruce hasta su destino y algunos guerreros escoceses que lo acompañaban emprendieron la misión, pero en territorio español estos decidieron colaborar con Alfonso XI en su cruzada contra los musulmanes. Desafortunadamente Douglas James perdió la vida en dicha batalla, por lo que el corazón del rey escocés fue devuelto a Escocia para que pudiera ser enterrado en su país natal, concretamente en la Abadía de Melrose donde todavía descansa a día de hoy.

Ven a disfrutar de Escocia y descubre su interesante historia. Solicita información sobre todos nuestros tours y vivirás una experiencia única.

Pin It

Deja un Comentario