Teléfono de atención +44 (0) 131 476 1611
Fortingall Yew - Explora Escocia- Original photo by Rick_Johnson

Fortingall Yew: El abuelo de Escocia

Y cuando decimos abuelo queremos decir muy abuelo. Ha vivido durante muchos años, sobreviviendo a muchísimas guerras y múltiples civilizaciones. Cuando nació apenas habían humanos en Escocia y durante su juventud, en el otro extremo de la isla, se empezaba a construir una primitiva versión de Stonehenge mediante unos postes de madera. Y es que, con más de 5000 años de vida, este tejo si hablara podría contar muchas historias.
El Fortingall Yew encuentra en el centro de Escocia, en la población de Fortingall (Condado de Perth), y es uno de los árboles más viejos de Europa.

Un árbol ligado a religión, magia y espiritualidad

Es muy frecuente que las ermitas, capillas e iglesias británicas estén acompañadas por este tipo de árboles y era muy común que se plantaran al lado en el momento de edificarlas. Debido a su longevidad representan la vida, la muerte y la resurrección. En el caso de Fortingall este singular árbol ha estado adosado a una capilla durante muchos siglos, aunque muchos expertos indican que anteriormente ya era un importante lugar de celebración de rituales paganos y, tal como era costumbre en el cristianismo, la Iglesia edificó un templo en el mismo lugar.
Los árboles están presentes en muchísimas religiones como algo sagrado, símbolo de vida, considerándose homólogos al ser humano por tener (a su manera) huesos y sangrar cuando están heridos. También eran cosiderados como axis mundi, un eje de conexión entre cielo, tierra y el mundo subterráneo. El caso, es que esta simbología también era aplicable a la antiguedad en Escocia y las creencias celtas. Como ejemplo, apelando al concepto de axis mundi como centro de una región, los reyes irlandeses de la era «pagana» así como los primeros cristianos, se coronaban bajo un árbol sagrado. Dada esta simbología existente y no sería extraño que este árbol ya fuera centro de numerosos rituales pre-cristianos.
Una de las leyendas que se cuentan sobre el Fortingall Yew es que Poncio Pilato jugaba en sus ramas cuando era un niño, tal como se puede llegar deducir y luego afirmar cuando cuentan que pregunta a Jesús: «Qué es la verdad?», citando una de las máximas de la sabiduría de los Druídas. Aunque este hecho es muy improbable, es una de esas historias que dan aún más relevancia a este característico tejo.

Fortingall Yew en la actualidad

Actualmente este árbol sigue vivo aunque está en muy mal estado de salud debido a su larga edad, pero también a actos de vandalismo, sus variados usos rituales (que han conllevado hasta incendios) y otras penurias por las que ha pasado.
En el siglo XVIII se construyó un muro circular alrededor para protejerlo y se rehizo en 1842 incluyendo zonas para poder ver el árbol y es este último muro el que podemos encontrar en la actualidad.
Aunque el tejo no esté en su mejor estado, la visita a este sigue impresionando.

Deja una respuesta

Nota: Los comentarios de la web reflejan los puntos de vista de sus autores y no necesariamente el punto de vista de Explora Escocia. Para hacer una mejor comunidad, no se admiten descalificaciones y expresiones vulgares. Nos reservamos el derecho a eliminar comentarios que incumplan estas condiciones.

La dirección de email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con asterisco *