La ciudad y el Castillo de Stirling

“Luchad, y puede que muráis. Huid y viviréis… un tiempo al menos. Y cuando estéis en vuestro lecho de muerte dentro de muchos años, no cambiaréis todos los días desde aquí hasta entonces por una oportunidad, sólo una oportunidad, de volver aquí y decirle a nuestros enemigos: Podéis quitarnos la vida, pero jamás nos quitaréis… ¡La libertad!”

Con este famoso discurso conseguía Mel Gibson rizar el vello de medio mundo en Braveheart, película que él mismo dirigió y protagonizó. A pesar de que la producción no contentó a la mayor parte del pueblo escocés, puesto que poco tenía de escocesa siendo rodada en Irlanda y por un director australiano, descubrió a medio planeta la encarnizada lucha que llevó a cabo Escocia por la consecución de su independencia.

La vida e historia de William Wallace representa un reclamo para todo aquel que decida realizar un viaje a tierras escocesas. En Stirling, ciudad situada a 14 millas de Falkirk, podremos visitar varios  escenarios en los que forjó su leyenda el famoso héroe escocés, además de revivir diversos hechos históricos acontecidos en las guerras de la independencia de Escocia.

El Castillo de Stirling

Castillo Stirling

El Castillo de Stirling resulta extremadamente interesante debido a dos factores. La majestuosa construcción de la fortaleza es sin duda una de ellas, permitiendo al visitante viajar hasta tiempos inmemoriales, revivir las crudas batallas que en él se llevaron a cabo, teletransportarse a épocas pasadas sin mover un solo dedo.  El espacio en el que fue construido es el otro factor que lo convierte en una auténtica postal. El castillo se sitúa sobre la cima de un pico de origen volcánico, rodeado por tres de sus lados por acantilados que obligan a inmortalizar la imagen con cualquier tipo de cámara fotográfica.

El Castillo de Stirling está catalogado como Monumento Nacional. En su interior encontraremos el cuartel general y el museo del Argyll Sutherland Highlanders Regiment, un regimiento del Ejército Británico. Los principales edificios de la construcción datan del siglo XIV, mientras que las defensas exteriores son algo más modernas. A principios del siglo XV el castillo fue sitiado por el ejército de Eduardo I en una de las batallas más sanguinarias de las guerras de la independencia de Escocia.

El Castillo de Stirling está franqueado por una estatua de Robert the Bruce, un referente en dichas guerras que tras años de batalla frente a las tropas inglesas logro reinar el país entre los años 1306 y 1329 con el nombre de Roberto I de Escocia.

El puente de Stirling

Puente Stirling

El puente de Stirling es sin duda uno de los puentes más famosos de Escocia. Al interés que genera cómo construcción debemos añadirle una importancia extra debido a los hechos que en él acontecieron. Originariamente fue construido con madera, pero debido a su destrucción fue levantado de nuevo en 1550  con un material mucho más consistente como la piedra. Por él transitaron numerosas tropas destinadas a batallar en las Tierra Altas.

En 1297 el puente de Stirling fue  escenario de una de las batallas más sanguinarias de las acontecidas a los largo de la guerra por la independencia de Escocia. William Wallace y su ejército hicieron frente a las tropas inglesas lideradas por John de Warenne, utilizando dicho puente como estrategia bélica para igualar fuerzas ante la superioridad numérica y armamentística del ejército inglés.

Ante la estrechez de la construcción, en la que apenas podían circular más de dos jinetes parejos, los ingleses cometieron el error de atacar a su rival masivamente. Wallace y sus sus tropas aprovecharon la circunstancia para combatir en un espacio reducido en el que la inferioridad de sus hombres desapareció por completo. El ejército escocés aniquiló a su enemigo a golpe de claymore (espadas de hasta 1,60 metros de altura) y arrojando al rio a gran parte de los soldados rivales, que morirían ahogador debido al enorme peso de sus armaduras.

Monumento a William Wallace

Monumento a William WallaceEl Monumento Nacional William Wallace se construyó en la cima del monte Abbey Craig, a pocos kilómetros de la ciudad de Stirling. Es una torre de estilo gótico victoriano de unos 70 metros de altura que conmemora la figura del héroe escocés. Su construcción se inició a mediados del siglo XIX gracias a una campaña de recaudación de fondos, dándose por acabada en 1869 gracias a la financiación de algunos patronos extranjeros.

Una vez dentro de la construcción podemos ascender a lo más alto de la torre a través de una escalera de caracol de 246 escalones. Todo aquel que se anime a emprender la subida será recompensado con unas vistas inolvidables, con una hermosa panorámica de las Ochil Hills y del valle del Rio Forth.

En el interior de la torre también podremos observar diversos objetos personales que, según cuenta la leyenda, pertenecieron a William Wallace, como por ejemplo su enorme espada de combate con la que libro la batalla del puente de Stirling. En 1997 se instaló en el pie de la colina una estatua en su honor, monumento que ha causado gran revuelo desde su creación puesto que el busto guarda mayor parecido con Mel Gibson que con el auténtico guerrero escocés.

En nuestro tour “Escocia Total”, con salidas en el mes de Octubre, podrás recorrer los escenarios más representativos de Stirling. No dejes pasar la oportunidad de visitar los lugares en los que el héroe más famoso de Escocia luchó por la libertad de su país.

Pin It

Deja un Comentario