Curiosidades de Edimburgo (2ª Parte)

viaje a edimburgo

Continuamos donde lo dejamos. Seguimos con las características que convierten Escocia, y más concretamente Edimburgo, en un lugar especial, con diversas curiosidades difíciles de encontrar en cualquier otro lugar del mundo.

Prohibido escupir a menos que…

Escupir es un acto bastante desagradable. En Edimburgo se tiene la misma percepción de esta mala costumbre, por lo que está prohibido en casi toda la ciudad. Y decimos lo de “casi” porque existe un lugar en el que no solo está permitido sino que prácticamente se ha convertido en una tradición. Cerca de la iglesia de Saint Giles, en una de las calles más céntricas de la ciudad, encontraremos en el suelo un corazón trazado con adoquines. En esa localización se encontraba el antiguo ayuntamiento, y ante el desacuerdo de la población por los altos impuestos que este obligaba a pagar, se convirtió en un hecho habitual pasar por delante del edificio y escupir en el suelo. A día de hoy se mantiene la tradición, así que que nadie se alarme si visita el lugar y comprueba la veracidad de esta costumbre.

¡Ojo! ¡Fantasmas!

ghost tour edimburgoEdimburgo tiene numerosos reclamos turísticos. Paisajes inolvidables, monumentos históricos, productos artesanales como la cerveza o el whisky, un sinfín de motivos por los cuales hacer las maletas y plantarnos en suelo escocés. También su noche resulta atractiva a los turistas, pero no precisamente por sus discotecas o bares de copas, que ojo, también los hay. Paseando por la ciudad veremos diversos carteles en los que se anuncia una tenebrosa experiencia: “Ghost tour tonight”. En ella, y a través de un recorrido nocturno por la urbe, podremos descubrir los lugares en los que suelen aparecerse los fantasmas más famosos de Edimburgo, desde espectros de las Guerras Napoleónicas hasta el espíritu del mismísimo Thomas Weir, ex alcalde de la ciudad que a pesar de haber sido ejecutado en 1670 todavía está presente en el folklore de la capital escocesa.

 Bancos con mensaje

Pasear por cualquier parque de Edimburgo es una experiencia única. Es cierto que el clima británico favorece su decoración y su colorido, pero su atractivo no reside únicamente en la vegetación de estos espacios. En la mayor parte de jardines de la ciudad encontraremos una peculiaridad que se aleja de lo habitual. Los bancos que utilizamos para descansar tienen mensaje, concretamente una placa con dedicatorias o frases que recuerdan a personas fallecidas y a colectivos o personajes públicos. De manera que nos será imposible sentarnos en uno de ellos sin querer averiguar a quien va dedicado ese asiento.

¿Vamos a la playa?

playa escocia edimburgo

Sabemos a ciencia cierta que los turistas británicos disfrutan de lo lindo en nuestras costas, pero lo cierto es que el gran reclamo turístico que los atrae masivamente cada verano es nuestro clima. En Edimburgo existen buenas playas, agraciadas con una arena blanca y fina, perfectas para darse un buen baño y corretear por su orilla. Pero como es lógico existe el hándicap del tiempo. No diremos que Escocia dispone del mismo clima que el Caribe, pero es cierto que durante unas dos semanas al año, coincidiendo con alguna ola de calor veraniega, se pueden ver las playas de la ciudad repletas de gente.

Cabinas de policía recicladas

A finales del siglo XIX llegaron a Escocia las primeras cabinas de policía. Eran pequeños habitáculos dispersados por las ciudades en los que apenas cabían dos personas. Se utilizaban como pequeñas comisarías, con tan solo un libro de incidencias, un teléfono y un kit de primeros auxilios en su interior. Con el paso de los años dejaron de funcionar como tal, y la mayoría de ellas fueron retiradas de las calles, pero algunas fueron conservadas y transformadas en pequeños comercios como cafeterías, quioscos o heladerías. La mayoría de ellas conserva el cartel original de “Police Box”, sin duda una buena manera de acudir a comisaría sin tener problemas con la justicia.

Un lio de faldas

falda escocesa edimburgo

Una de las prendas de ropa más representativas de Edimburgo es la famosa falda escocesa. Como no podía ser de otra manera en la ciudad existen multitud de establecimientos en los que conseguir este recuerdo de nuestro viaje. El único problema es que en la mayoría de los casos son simples réplicas de la prenda original, las cuales no son muy bien acogidas por la población local que las acusa de ser burdas imitaciones de su traje típico. A pesar del descontento de la gente nada ni nadie nos privará de volver a casa con nuestro “souvenir” más preciado, al igual que cualquier escocés regresa desde España con un traje de sevillana o unas castañuelas.

Para poder conocer en primera persona algunas de las curiosidades de Edimburgo detalladas en este artículo ponemos a tu disposición los nuevos tours de invierno:

Viaje cultural de invierno en Escocia (3 días)

Navidad, Nochevieja y Año nuevo en Edimburgo, las Highlands y el Lago Ness (4 días)

Pin It

Deja un Comentario