Escocia salvaje, el Parque Nacional Cairngorms

Parque Nacional Cairngorms

A primera vista, todo aquel que no haya tenido la suerte de viajar en alguna ocasión a Escocia puede creer que una visita a tierras escocesas reporta una única recompensa, ver saciada la curiosidad que genera viajar a lugares que jamás hemos visitado. Suele suceder a menudo con las ciudades que recorremos por primera vez, donde visitamos edificios y monumentos y en las que aprendemos historias relacionadas con el lugar que nos enriquecen culturalmente.

Todo aquel que decida visitar Escocia por primera vez recibirá esta recompensa. Podrá descubrir Edimburgo y una serie de emplazamientos urbanos que saciarán su curiosidad cultural y enriquecerán su espíritu descubridor. Pero en Escocia existe otro tipo de turismo, totalmente compatible con el que se basa en hacer fotografías, aprender historia y visitar castillos, y este no es otro que el turismo espiritual.

Las ciudades, los edificios y los monumentos nos aportan sabiduría y nuevos conocimientos, mientras que todo lo relacionado con la naturaleza más salvaje nos aporta espiritualidad y paz interior. Contemplar en primera persona la inmensidad del Valle de Glencoe, el majestuoso relieve de las Highlands o las misteriosas aguas del Lago Ness nos hará sentir inmensamente pequeños. Nos daremos cuenta de que somos una minúscula partícula en un interminable universo natural, y tras cerrar los ojos y respirar hondo tendremos la certeza de que nuestro espíritu se ha empapado de la energía del lugar.

El Parque Nacional Cairngorms

Cabaña Cairngorms

En el Parque Nacional Cairngorms experimentaremos esa misma sensación elevada al cubo. Es una reserva natural con una superficie de 3.800 km2, cantidad de terreno que equivale al 10% del suelo escocés y que lo convierte en el mayor Parque Nacional de todo el Reino Unido. Tanto territorio da para mucho. Cinco de las seis montañas más altas de Gran Bretaña se encuentran en el interior del parque, además de numerosos picos que superan los 900 metros de altitud. Bosques, cataratas, lagos y una fauna privilegiada convierten el lugar en la mayor postal jamás vista.

El esquí es el deporte por excelencia. Cairngorms recibe cada año a más esquiadores que el resto de complejos invernales de todo el país. Además se pueden realizar muchas otras actividades. Todo aficionado a deportes como el senderismo, la escalada o el ciclismo de montaña podrá disfrutar de numerosos espacios en los que practicarlos. Si no te gusta ejercitar los músculos y lo que buscas es calma también estás en el lugar adecuado. No existe mejor ingrediente para relajarse y evadirse que la tranquilidad del lugar, donde podrás visitar librerías y comercios o si lo deseas adentrarte en la Ruta del Whisky de Malta.

Aviemore

Reno Aveimore

 

En el interior del Parque Nacional Cairngorms podemos visitar Aviemore, localidad de unos 2.500 habitantes situada a 90 millas de Edimburgo. En ella la diversión está asegurada. Podremos montar en un tren de vapor que nos mostrará los lugares más interesantes de la zona, también visitar un pico de más de 1.000 metros de altura a través de la vía férrea más alta de Gran Bretaña. Tendremos la oportunidad de observar una manada de renos en libertad, la única de todo el Reino Unido, y podremos realizar deportes acuáticos como el Windsurf, puesto que a pesar de no disponer de costa el Lago Morlich dispone de metros y metros de una peculiar playa formada por una fina y dorada arena.

Loch an Eilein

Loch an Eilein

Cinco kilómetros al sur de Aviemore encontramos Loch an Eilein, un lago de agua dulce de poco más de un kilómetro de longitud. Su nombre en gaélico escocés significa “lago de la isla”, nombre que le fue adjudicado debido a que del centro de sus aguas sobresale una pequeña porción de tierra en la que se erige un castillo del siglo XV. El lago y los bosques que lo rodean hacen las delicias de excursionistas, ciclistas, observadores de aves, etc… Cualquier familia puede disfrutar de un agradable paseo por la zona puesto que el sendero forestal que lo rodea está incluso acondicionado para sillas de ruedas eléctricas.

Fauna salvaje

Aguila pescadora

Otro de los encantos del Parque Nacional Cairngorms es su fauna. En él podemos encontrar multitud de especies de aves, como por ejemplo la perdiz nival, el águila real, el mirlo capiblanco, el búho nival, el urogallo, el piquituerto escocés y el escribano lapón. Durante los meses de verano también pueden verse algún ejemplar de águilas pescadoras. Otras especies de animales que se pueden encontrar en el parque son los venados, corzos, liebres árticas, gatos monteses, martas y nutrias.

El Parque Nacional Cairngorms resulta una delicia para los cinco sentidos. Pueblos, Montañas, ríos, cascadas, lagos, senderos forestales, destilerías y una vegetación privilegiada lo convierten en un espacio único e irrepetible. Un lugar especial en el que interactuar con la naturaleza y obtener todos los beneficios que ello conlleva.

En nuestros Tours programados para el próximo invierno podréis visitar el Parque Nacional Cairngorms. Dejaos llevar por la naturaleza!!

El puente de la Constitución, La Inmaculada, Carnaval y San José

Navidad, Nochevieja y Año Nuevo

Senderismo y trekking en invierno es Escocia

Pin It

Deja un Comentario